Dinámicas incubadas en un año de pandemia que deberían preocupar al mundo ecologista

Desde marzo de 2020, el mundo ecologista ha prestado relativamente poca atención al asunto estrella del 2020 y el 2021: la omnipresente pandemia. El mundo del ecologismo y la colapsología (quienes estudiamos el pico del petróleo y el colapso) ha transmitido básicamente la idea de que, pese al monopolio informativo de este tema, el principal problema de humanidad sigue siendo el cambio climático y la crisis ecológica. En el polo opuesto se sitúan los discursos de la corriente que ha sido llamada “conspiranoica”, que considera que eso que llaman “plandemia” es el asunto más transcendente que tenemos entre manos y responde a un plan de las élites para establecer un régimen mundial autoritario.

Durante estos meses, la corriente “conspiranoica” ha sido asociadas a grupos ultraderechistas, movimientos religiosos o espiritualidades New Age, colectivos que el mundo ecologista, mayoritariamente, evita. Además, el discurso “conspiranoico” se opone al ecologismo porque abundan en él mensajes que transmiten que el cambio climático, igual que la Covid, no es sino una excusa para extender un estado generalizado de miedo que permita someter a la población. Muchos de sus discursos niegan los límites del crecimiento y consideran que la escasez no es real y lo único que hay son intentos de las élites de atemorizar a la población. Esto no ha ayudado a que el mundo ecologista se interese por las críticas al discurso oficial que tienen esos tintes “conspiranoicos”.

Sin embargo, en los últimos meses han aparecido voces que no pueden ser clasificadas de poco científicas ni ligadas a movimientos ultras que critican duramente el discurso oficial. Las acusaciones que están lanzando estas voces son muy graves y ponen de manifiesto que existen enormes lagunas que deberían ser objeto de un serio debate.

Por ello me gustaría, en primer lugar, dar algunos datos sobre estos aspectos y, después, argumentar por qué son muy relevantes para quienes nos preocupamos por el colapso ecológico y social.

“No hay tratamiento”.

El discurso oficial ha insistido en que no se ha descubierto todavía ningún tratamiento eficaz contra la Covid y la única solución es la vacunación. Esto es especialmente evidente para el tratamiento temprano, cuando los enfermos se encuentran en fase vírica y no están tan graves como para acudir al hospital, ya que la OMS y las autoridades sanitarias de la mayor parte de los países occidentales no recomiendan ningún medicamento en esta etapa (salvo el paracetamol para tratar los síntomas).

En primavera de 2020 algunos doctores como Vladimir  Zelenko [1],  Peter McCullough [2], Didier Raoult [3],  Yudelka Merette[4] o Héctor Carvallo [5] empezaron a utilizar protocolos de tratamiento temprano[6]  basados en medicamentos aprobados para otras patologías desde hace décadas y bien conocidos  como la hidroxicloroquina, la ivermectina y algunas vitaminas y minerales, reportando reducciones en las tasas de hospitalizaciones y muertes de hasta un 85% [7]. Sin embargo, la OMS, la EMA y la FDA no los autorizaron para el tratamiento de la Covid y, a pesar de los meses transcurridos, siguen argumentando que no hay suficientes evidencias científicas para recomendarlos [8] a pesar de que su seguridad es bien conocida[9] (lo que en la práctica supone restringir su uso salvo en ensayos clínicos o prescripciones off-label que en algunos países, como el nuestro, está sujeta a restricciones importantes [10]).

A estas alturas, ya se cuenta con decenas de ensayos clínicos [11] [12] [13] , la mayor parte de ellos favorables a su eficacia[14] y se sabe que países como India [15], algunos estado de Perú[16] o México [17]  los han aplicado a gran escala[18] (según algunos de ellos, exitosamente[19]). Además, miles de doctores y científicos de todo el mundo han mostrado su apoyo al tratamiento temprano de la Covid (entre ellos dos premios Nobel[20] y varios con un enorme currículo académico[21]) en foros como el International Ivermectin Day [22]o el International Covid Summit[23].

Resulta difícil creer que tantos y tan relevantes profesionales de la medicina estén apoyando estos tratamientos sin que existan bases reales de su eficacia, especialmente porque es escasísimo el beneficio comercial que podrían obtener de ellos (son medicamentos no sujetos a patente) y porque algunos están arriesgando sus carreras profesionales al hacerlo[24].

Abundan quienes acusan a la OMS, la EMA, la FDA y algunos medios de comunicación [25] de boicotear activamente estos medicamentos argumentando que las razones son sencillas: las autorizaciones provisionales de las vacunas habrían quedado sin efecto si se hubiera reconocido oficialmente que hay tratamientos y éstos medicamentos sin patente son muy poco interesantes para las farmacéuticas. De confirmarse estas acusaciones, nos encontraríamos con una enorme prevaricación de las instituciones médicas nacionales e internacionales. Esto no debería sorprender a quienes conocemos hasta qué punto los intereses del capital se suelen anteponer a la vida de las personas[26], quizá lo único sorprendente de este caso sería la magnitud y el alcance global de esta corrupción.

Los medios de incomunicación de masas

Una de las cosas que más debería preocuparnos de todo lo relativo a los tratamientos tempranos es el hecho de que la controversia sobre algo tan relevante como la cura del Covid haya ocupado tan escasísimo espacio en los medios de comunicación y los debates políticos  (sobre todo en algunos países como España[27], ya que en otros como UK, México o EEUU el debate ha sido mayor[28]). Esto pone en evidencia un fenómeno que se ha hecho habitual durante la pandemia: la demonización del debate y el alineamiento casi perfecto de los medios de comunicación con las posturas oficiales.

En todo ello han jugado un papel importante la Trusted News Initiative (TNI)[29] y las verificadoras de hechos o fact checkers como Newtral o  Maldita quienes ganaron gran credibilidad al inicio de la pandemia en medio de una enorme avalancha de noticias falsas que las hizo  posicionarse como marco de referencia de la información veraz. El paso del tiempo está poniendo de manifiesto que desmienten sistemáticamente todo lo que se aleja de las versiones oficiales sobre la Covid (aunque venga de fuentes científicamente sólidas) y neutralizan los debates al ofrecer versiones monolíticas. Además, resulta muy preocupante el hecho de que la ciudadanía no se haya preguntado siquiera quién está financiando esas empresas que se han nombrado a sí mismas  jueces de algo tan importante para la democracia como la información[30].   ¿Dónde queda la democracia si no sabemos ni quién controla la información que nos llega?

El debate sobre los tratamientos del Covid y las vacunas ha sido relegado a foros de internet y redes sociales y, aunque sujeto a  una notable censura[31], está alcanzando proporciones considerables. Pero estos contenidos permanecen en un marginal mundo “conspiranoico” en el cual se mezclan contenidos de fuentes muy solventes con fantasías y mensajes sensacionalistas que son difíciles de separar.

La demonización del debate

La pandemia está haciendo parecer normal una tendencia que debería preocuparnos:   se están creando aspectos de la realidad social en los que se asume que no puede haber debate político porque “es cuestión de Ciencia” y “es preciso ser experto para opinar”.

Hemos aceptado como normal, por ejemplo, que se argumente que  “la desinformación puede hacer que la gente no se vacune y se ponga en peligro la vida de miles de personas[32]. Este argumento lleva implícito una asunción gratuita y un chantaje inaceptable:  da por sentado que las posiciones oficiales, las que se presentan como “la verdad” antes del debate, representan el consenso científico y saben de antemano qué es lo mejor para conseguir “que la gente no muera”.

Pero… ¿y si las vacunas no protegen de los contagios y la urgencia por vacunar es absurda? ¿y si fuera verdad que existen medicamentos que podrían haber salvado muchos más millones de vidas que las vacunas? ¿Y si lo que mata no es la duda sino la censura de la ciencia no ligada a intereses comerciales? ¿Cómo podremos saber cuál es la mejor forma de hacer “que la gente no muera” si el debate es considerado peligroso y debemos aceptar la primera idea que nos presentan los “expertos oficiales” sin el más mínimo control democrático[33]?

El 30 de octubre de 2020 el Consejo de Seguridad Nacional aprobó el Procedimiento de actuación contra la desinformación [34] que propone varios órganos y autoridades como actores para luchar contra este fenómeno, pero no especifica con qué métodos se distinguirá la información falsa de la verdadera. El Procedimiento cita, por ejemplo, que el mundo académico juega un papel esencial a la hora de no contribuir a la difusión de la desinformación, pero no le da voz alguna a la hora de juzgar si algo es verdadero o falso. Se da por hecho que el poder ejecutivo ya sabe cuál es la información falsa o engañosa sin necesidad de que la academia le ofrezca su consejo mediante los procedimientos que ésta suele usar para alcanzar consensos científicos, como el sistema de revisión por pares o el debate público en conferencias y congresos. ¿Significa esto que estamos empezando a sustituir el debate científico por nociones de “verdad revelada” más propias de la época de Fernando el Católico que de sociedades que se dicen laicas y democráticas?

Con la excusa de la urgencia de la pandemia, estamos avanzando hacia una sociedad carente de debate, llena de miedos, prejuicios y comportamientos inquisitoriales, donde la ciencia disidente es silenciada y las redes de comunicación está manipuladas. Todo ello es muy mal camino para enfrentarnos a los inmensos retos políticos que nos va a traer la transición energética y el colapso ecosocial, sobre todo si los queremos transitarlos con un mínimo de democracia.

Los movimientos sociales, el ecologismo y la ciudadanía en general debemos evitar todos esos prejuicios que nos han “enseñado” que cualquier crítica a las vacunas viene de “conspiranoicos”, “magufos” o ultraderechistas.  Debemos hacer un esfuerzo por revisar los datos y leer los estudios científicos acudiendo directamente a las fuentes para no caer en las manipulaciones de actores interesados y evitar toda esa desinformación que, desgraciadamente, prolifera por todas partes: tanto en el lado provacunas como en el antivacunas.

¿Pasaportes para frenar los contagios?

Las vacunas se han propuestos durante estos meses como la única solución, tanto individual como colectiva, a la pandemia, pero el que puedan considerarse una solución colectiva se basa en la premisa de que son capaces de reducir significativamente la transmisión del virus. Si esta premisa no se cumple, la vacunación queda como una opción individual sin repercusiones sociales y los llamamientos a la responsabilidad, la urgencia por conseguir inmunidad de grupo y la imposición de pases Covid para acceder a espacios públicos son completamente absurdos.

En las últimas semanas han salido a la luz varios datos que confirman que las vacunas contra el Covid no ofrecen en estos momentos prácticamente ninguna protección frente al contagio, podemos destacar los siguientes:

  • El Reino Unido ha hecho oficial que, frente a la variante delta (mayoritaria en estos momentos en todo el mundo), no se está observando diferencia alguna en la transmisión del virus entre personas vacunadas y no vacunadas[35].
  • Un estudio realizado en Vietnam llega a la conclusión de que las personas vacunadas pueden contagiar más que las no vacunadas porque llevan más carga viral[36] 
  • La comparación entre el ratio de vacunación en diferentes países y los casos Covid no encuentra  ninguna  correlación en este estudio[37].
  • Se han documentado la transmisión entre personas completamente vacunadas en este estudio[38].
  • Singapur, con un 78% de la población completamente vacunada, ha sufrido un violento brote que duplica el de marzo de 2020.
  • Los datos del último Informe sobre Vigilancia de las Vacunas de la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido[39] muestra que el ratio de contagios entre las personas con pauta de vacunación completa es, en estos momentos, el doble que entre las no vacunadas[40].
  • Hasta los estudios financiados por las propias empresas reconocen que la protección de la vacuna frente a contagios se pierde en pocos meses[41].

¿Por qué siguen adelante todas las medidas encaminadas a persuadir e incluso forzar a la ciudadanía a vacunarse cuando tantos datos confirman que la vacunación no evita lo más mínimo del contagio y, por ello, sólo protege a quien se la pone? Da la impresión de que los gobiernos están actuando automáticamente según un plan fijado hace meses que nadie se está molestando en corregir ni contrastar con datos científicos.

¿Seguras?

Una vacuna, además de ser eficaz, debería ofrecer unas garantías de seguridad mayores que las exigidas a un medicamento, ya que, al ser administrada a personas sanas, puede poner en peligro la vida de personas que quizá nunca hubieran llegado a estar expuestas a la enfermedad.

Hay  ya una cantidad nada despreciable de médicos y científicos que afirman que las actuales vacunas contra el Covid están teniendo una cantidad de efectos secundarios que no son normales[42] ni asumibles[43]. La Dra. Lawrie lo declaró en junio de 2021 [44]y, tanto el Dr. Malone, co-inventor de la tecnología de las vacunas del ARNm[45] como el Dr. McCullough[46] y el premio nobel Luc Montaigner[47] han expresado públicamente sus dudas. También el senador Johnson [48]en EEUU ha mostrado públicamente que la tragedia de las víctimas de la vacunación es enorme y está siendo silenciada [49] y a nivel español más de 100 médicos y profesionales de la salud remitieron recientemente una carta a la Ministra de Sanidad rechazando la vacunación en niños[50] [51].

La mayor parte de los datos de efectos adversos se basan en los sistemas de seguimiento como el VAERS, Eudra Vigilance o la Yelow Card que son voluntarios y se sabe que suelen estar muy subestimados[52]. En Eudra Vigilance [53] no es sencillo extraer directamente datos del número de muertes atribuidas a las vacunas, pero algunas fuentes afirman que hay 26.000 muertes y más de dos millones de efectos adversos graves [54]. La web OpenVAERS[55], que se basa en los datos del sistema VAERS, da la cifra de 15.937 posibles muertes causadas por estas vacunas en EEUU[56].  Aunque el número de muertes atribuidas a la propia Covid en EEUU alcanza las 700.000 personas, estas cifras siguen siendo un precio muy alto a pagar por una vacuna.

El hecho de que estas vacunas tengan efectos adversos tan graves[57] y frecuentes plantea un dilema ético de gran calado que no está suscitando el debate social ni político que debería tener.  En estos momentos la vacunación es obligatoria en Indonesia[58], en  Italia es necesaria para poder trabajar[59] y en Francia, Israel, Lituania, Canadá[60] y Australia para tener un mínimo de vida social[61]. Se está persuadiendo a los jóvenes y niños que apenas se benefician de ella a asumir un riesgo que puede poner en peligro su salud de por vida[62] y obligando al personal sanitario a elegir entre la vacunación o perder su puesto de trabajo.

Hace unos años, la legislación europea prohibió fumar en bares y restaurantes, y una de las justificaciones argumentadas fue el hecho de que el humo del tabaco obligaba a los trabajadores a elegir entre perder su empleo o ser expuestos a una sustancia que podía ser dañina para su salud. ¿Por qué ahora no se aplican criterios similares?

Autoritarismo

El uso de pases Covid podía tener sentido hace unos meses cuando todavía no se sabía hasta qué punto las vacunas iban a resultar eficaces y seguras y se pensaba utilizarlas como cordones sanitarios para proteger determinados entornos. Pero, en estos momentos, ante la gran cantidad de datos que demuestran que es  imposible usarlas para evitar contagios ¿por qué no ha cambiado  ese discurso que considera la vacunación una cuestión de interés público, de responsabilidad cívica, o, incluso, “un acto de amor” [63]?

El empeño de los gobiernos en implantar pases Covid que ya no se justifican para frenar la enfermedad ha hecho pensar a muchos que el objetivo no es únicamente sanitario[64].  Algunos hablan de que son medidas que pueden servir para preparar a la sociedad a aceptar en un futuro no muy lejano medidas de control social similares a las que ya han sido implantadas en China[65].

Sea cual sea la razón de esta insistencia en imponer pasaportes sanitarios, la sociedad debe reaccionar ante cualquier intento de menoscabar la democracia y aprovechar la pandemia como excusa para sustituir el estado de derecho por regímenes autoritarios. Aunque el deterioro de la democracia era ya evidente antes de 2020, la pandemia ha servido para darle un avance extraordinario que amenaza con eliminar de un plumazo cosas que costó siglos conquistar como el derecho a la manifestación, la libertad de expresión, el trabajo, la libertad de movimiento, la seguridad o la igualdad ante la ley[66]. Cinco europarlamentarios de diversos países y grupos políticos [67] han denunciado esto mismo hace unos días en comparecencia pública. Esperemos que el resto de la sociedad civil los siga.

Vacunas “moai” y soluciones “ivermectina”

Cuando una sociedad está al borde del colapso lo peor que puede hacer es invertir los recursos que se están volviendo escasos en lo que llamo “construir moais”[68]:  falsas y costosas soluciones que sólo sirven para salvaguardar el poder de las élites y agotar todavía más rápidamente los recursos.

El capitalismo lleva décadas destruyendo la base ecológica y social que sostiene su propia existencia, lo que nos ha colocado al borde del colapso. Su obsesión por el crecimiento perpetuo no le deja aplicar otra cosa que las “soluciones moai” de siempre: reactivar el consumo y salvaguardar las ganancias del capital. Precisamente las políticas que aceleran el crecimiento y agotan más, todavía, los recursos.

Las vacunas que nos están vendiendo para solucionar la crisis del Covid tienen todas esas características de las “soluciones moai”: son tecnologías caras, complejas y por tanto patentables, que transfieren miles de millones de dólares de dinero público a las cuentas de las empresas farmacéuticas y requieren un agotador esfuerzo de actualización.

El interminable rosario de campañas de vacunación que nos ofrece la industria farmacéutica, es la peor distopía que se puede imaginar para un sistema de salud público. Hacer que la medicina se base vender periódicamente algo a millones de personas sanas proporciona beneficios muy interesantes a las farmacéuticas, pero no es la mejor estrategia para una sociedad que se enfrenta a una crisis generalizada de recursos. Si queremos evitar el colapso de los sistemas de salud ante la doble amenaza de la crisis Covid y la crisis de recursos, lo primero que deberían hacer nuestras autoridades sanitarias es buscar todas las soluciones que pueden ofrecer los medicamentos ya conocidos y los hábitos de vida saludables que refuerzan el sistema inmune y, solo después de que estas soluciones sencillas se han aplicado, buscar tratamientos complejos.

Las empresas están interesadas en hacernos creer que sólo las soluciones que las benefician son capaces de solucionar los problemas a los que nos enfrentamos, pero eso no suele ser verdad. El movimiento ecologista sabe bien que existen tecnologías relativamente sencillas y eficaces como la agroecología, la arquitectura bioclimática o el urbanismo sostenible que serían capaces de solucionar grandes problemas de la humanidad utilizando muy pocos recursos. También sabemos que, si todas estas cosas no se están usando gran escala, no es porque sean ineficaces, sino porque las dinámicas de acumulación del capital no permiten que se pongan en marcha.

La ivermectina y, en general, el tratamiento temprano del Covid, es el equivalente a estas tecnologías que el ecologismo reivindica: una solución respaldada por la ciencia, pero relativamente sencilla y adaptada a un mundo de recursos menguantes. Una tecnología que, como la agroecología o las bicicletas, es denostada y despreciada por quienes quieren hacernos comprar soluciones mucho más patentables.

El negacionismo “conspiranoico”

El hecho de que el discurso oficial tenga cada día más grietas está haciendo ganar prestigio a quienes, desde un principio, denunciaron que todo ello era una operación de ingeniería social o “plandemia”. Gran parte de ellos están ligados a ideologías de ultraderecha[69] (aunque no todos[70])  y suelen argumentar que el objetivo es imponer una dictadura “globalista”[71] basada en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)[72] . Es habitual que califiquen de “socialista” y “ecologista” la dictadura que supuestamente se quiere imponer, argumentando que el ideal de la misma son los ODS, que están basados en objetivos de justicia social y medioambiental.

Este discurso suele derivar en lo que podemos llamar un “negacionismo extenso”, porque aplica la estrategia de negación a todos los grandes problemas (cambio climático, escasez de energía,  alimentos, etc.) y puede convertirse en un discurso populista muy fácil que sirva para decir a la gente lo que quiere oír: “los problemas no existen, son sólo un invento de las élites que quieren esclavizarte a través del miedo”.

En los próximos años vamos a empezar a experimentar una escasez de energía y materias primas que todavía no ha sido asumida por la mayor parte de la ciudadanía. Es previsible que la respuesta de las élites ante esta escasez de recursos se base en medidas autoritarias que permitan mantener el crecimiento de cada vez menos personas a base del despojo de la gran mayoría. Y también es previsible que estas políticas elitistas se disfracen de “verde” y no hablen directamente de escasez sino de que “debemos cuidar el planeta” y “realizar una transición renovable”, lo cual es cierto, pero sólo es la mitad de la verdad[73].

Aunque los discursos “conspiranoicos” estén manipulados por la extrema derecha y se refugien en argumentos simplistas, no podemos dejar de reconocer que dan en el clavo en algunas cuestiones. No hace falta recurrir a conspiraciones extrañas para saber que el poder económico se ha concentrado de una manera escandalosa durante las últimas décadas al calor de las políticas neoliberales y no es muy desacertado decir que nos gobiernan las elites que controlan el sistema bancario y los fondos de inversión. No es descabellado pensar que el 1% que posee la mitad de la riqueza mundial[74]  es capaz de controlar casi toda la información que circula por las redes[75]. No hace falta ser muy sagaz para ver que algunas medidas de control que se han implementado van más allá de lo necesario para cuidar la salud de la población. También es difícil no ver que las compañías farmacéuticas nos han colado unas cuantas mentiras para hacernos creer que sus productos eran la única e imprescindible solución.

El ecologismo tiene todas las papeletas para convertirse en un chivo expiatorio de todas aquellas personas que abracen este discurso “negacionista extenso” y vean en el cambio climático un intento de las élites de “fomentar el miedo” y crear una dictadura “ecologista y socialista” en lugar de problemas reales de falta de recursos y deterioro ecológico. Por eso la actitud del movimiento ecologista y colapsólogo frente a este “negacionista extenso” es especialmente delicada e importante en estos momentos. El ecologismo debe dejar muy claro que, aunque reivindica la gravedad del cambio climático y la crisis energética, no apoya las eventuales medidas autoritarias que se puedan imponer para intentar resolver estos problemas a base de desigualdad, injusticia y control social.

El mundo se está volviendo muy complejo, como no podía ser menos ante el choque contra los límites, no podemos quedarnos con posicionamientos simplistas que dividen el mundo en tribus de rojos contra ultras y nos fuerzan a asumir cosas inaceptables por aquello de que “el enemigo de mi enemigo es mi amigo”. El mundo ecologista no puede permanecer ajeno a todas las preocupantes tendencias que se están incubando, tanto en torno al discurso oficial como en esos complejos movimientos “conspiranoicos”. Debemos atrevernos a entrar en todos estos temas y utilizar el debate abierto, basado en datos científicos y libre de prejuicios para separar las realidades de las fantasías y contrarrestar todas estas preocupantes tendencias que se están perfilando y no ayudan nada a superar la inevitable transición ecológica que tenemos que realizar.

Publicado inicialmente en la Revista 15/15\15


[1] https://vladimirzelenkomd.com/

[2] https://en.wikipedia.org/wiki/Peter_A._McCullough

[3] https://es.wikipedia.org/wiki/Didier_Raoult

[4] Merette fue la primera médico en utilizar ivermectina para el tratamiento de la Covid19 https://atabales.net/doctora-expone-medicamento-contra-el-virus/

[5] https://www.researchgate.net/profile/Hector-Carvallo-2

[6] https://covid19criticalcare.com/covid-19-protocols/i-mask-plus-protocol/  https://aapsonline.org/mccullough-protocol-3-page.pdf https://vladimirzelenkomd.com/ https://vladimirzelenkomd.com/treatment-protocol/

[7] https://www.youtube.com/watch?v=QAHi3lX3oGM, https://covid19criticalcare.com/senate-testimony/ https://covid19criticalcare.com/senate-testimony/

[8] https://www.who.int/es/news-room/feature-stories/detail/who-advises-that-ivermectin-only-be-used-to-treat-covid-19-within-clinical-trials

https://www.ema.europa.eu/en/news/ema-advises-against-use-ivermectin-prevention-treatment-covid-19-outside-randomised-clinical-trials

https://www.fda.gov/consumers/consumer-updates/why-you-should-not-use-ivermectin-treat-or-prevent-covid-19

[9] La seguridad de la ivermectina se ha comprobado en este estudio a dosis 10 veces superiores a los 0,2mg/Kg utilizados habitualmente para el Covid https://accp1.onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1177/009127002237994 La OMS lleva años recomendando la ivermectina para algunas parasitosis https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/onchocerciasis

[10] https://www3.gobiernodecanarias.org/sanidad/scs/content/080a22c8-caea-11e8-ac2f-a11576845504/BOLCAN%20Aspectos%20legales%20de%20la%20prescripci%C3%B3n_AGOS%202018.pdf

[11] Para la ivermectina se han realizado 65 ensayos clínicos hasta el momento, de los cuales 32 son controlados y aleatorizados y 45 están publicados y revisados por pares. El 90% de los ensayos reportaron resultados favorables a la ivermectina, con unas reducciones de mortandad medias del 60% que aumentan hasta más del 80%  en el tratamiento temprano. Una recopilación de los mismo se puede encontrar en  https://ivmmeta.com/. Su seguridad también ha sido muy estudiada y es reconocido como un medicamento muy seguro a las dosis recomendadas para la Covid https://covid19criticalcare.com/wp-content/uploads/2021/09/FLCCC-Information-Evidence-for-Safety-of-Ivermectin.pdf .  Los principales defensores del uso de la ivermectina para el tratamiento del Covid son la Front Line Critical Care Covid Allicance http://www.FLCCC.net que ha publicado esta revisión de todas las evidencias  https://covid19criticalcare.com/wp-content/uploads/2021/08/SUMMARY-OF-THE-EVIDENCE-BASE-FINAL.pdf y el grupo  BIRD https://bird-group.org/  además del Dr. Omura, que recibio el premio Nobel por su descubrimiento de la ivermectina y la ha defendido en Japón.

[12] La hidroxicloroquina ha contado con 290 ensayos clínicos https://c19hcq.com/ y es más polémica que la ivermectina porque no se considera adecuada para todas las fases de la enfermedad. También ha sido objeto de manipulaciones que han intentado desacreditarla   https://www.france24.com/es/20200605-the-lancet-retracta-estudio-hidroxicloroquina, como explica Angeles Maestro en este artículo   https://www.elsaltodiario.com/laplaza/politicas-de-exacerbacion-del-miedo-y-censura-en-la-gestion-del-covid

[13] La vitamina D ha sido objeto de un intenso estudio https://c19vitamind.com/ y se ha encontrado una fuerte correlación entre niveles bajos de esta medicina con los casos Covid que terminan en hospitalizaciones y muertes  https://www.medrxiv.org/content/10.1101/2021.09.22.21263977v1  https://journals.sagepub.com/doi/full/10.1177/20503121211014073 

https://www.mdpi.com/2072-6643/13/6/1760.

También la melatonina https://c19melatonin.com/, el zinc,  la fluvoxamina  https://c19fluvoxamine.com/  la quercetina https://c19quercetin.com/  han sido señaladas como eficaces.

[14] La tardanza en aprobar el uso de ivermectina contrasta con la velocidad con se aprobó el medicamento patentado por Gilead, Remdesivir, para el tratamiento del Covid https://www.accessdata.fda.gov/drugsatfda_docs/nda/2020/214787Orig1s000Sumr.pdf  con sólo dos ensayos clínicos que no mostraban mejora en el ratio de mortandad sino únicamente, en el tiempo de hospitalización. La propia ivermectina fue aprobada para su uso contra la sarna con 6 ensayos clínicos.

[15] https://www.newsbytesapp.com/news/india/centre-s-sops-to-combat-covid-19-in-rural-areas/story

[16] https://papers.ssrn.com/sol3/papers.cfm?abstract_id=3765018 https://www.idl-reporteros.pe/el-hospital-san-jose/?s=09

[17] https://lopezdoriga.com/nacional/seguira-cdmx-en-semaforo-rojo-por-covid-19-la-proxima-semana/ 

[18] https://covid19criticalcare.com/ivermectin-in-covid-19/epidemiologic-analyses-on-covid19-and-ivermectin/

[19] https://covid19.cdmx.gob.mx/storage/app/media/Articulos/revision-de-ivermectina-corregida13ene20.pdf, https://indianexpress.com/article/cities/lucknow/uttar-pradesh-government-says-ivermectin-helped-to-keep-deaths-low-7311786/

[20] El Dr. Omura, que recibió el premio Nobel por descubrir la ivermectina ha realizado esta revisión  http://jja-contents.wdc-jp.com/pdf/JJA74/74-1-open/74-1_44-95.pdf y se ha manifestado públicamente a su favor https://www.youtube.com/watch?v=k6eV47e0GFo y el Dr. Luc Montaigner, también premio Nobel de medicina, habla de ella como alternativa a las vacunas https://www.francesoir.fr/societe-sante/une-erreur-strategique-qui-impacte-lavenir-de-lhumanite-appel-du-pr-luc-montagnier

[21] Entre ellos destacan los miembros de la FLCCC liderados por el Dr. Paul  Marik https://covid19criticalcare.com/about/the-flccc-physicians/  y la doctora Theresa Lawrie  https://www.researchgate.net/profile/Theresa-Lawrie directora de la consultora  The Evidence Based Medicine Ltd. https://www.e-bmc.co.uk/  y fundadora del brupo BIRD https://bird-group.org/

[22] https://worldivermectinday.org/

[23] https://globalcovidsummit.org/

[24] https://www.francesoir.fr/societe-sante/martinique-soins-palliatifs-covid-19 https://www.bitchute.com/video/cLZ3s6spE6k3/ https://www.realclearscience.com/articles/2021/10/07/the_problems_with_censoring_doctors_over_their_covid-19_stances_797819.html  https://www.bitchute.com/video/cLZ3s6spE6k3/

[25]  La FLCCC ha denunciado en varias ocasiones la obstrucción de la FDA https://covid19criticalcare.com/wp-content/uploads/2021/03/FLCCC-Alliance-Statement-on-Misleading-FDA-Guidance-on-Ivermectin-March7-2021.pdf

https://www.youtube.com/watch?v=Bkcp04z8pE4 y la NIH https://covid19criticalcare.com/wp-content/uploads/2021/01/FLCCC-Alliance-Response-to-the-NIH-Guideline-Committee-Recommendation-on-Ivermectin-use-in-COVID19-2021-01-18.pdf  y el grupo BIRD de la EMA https://trialsitenews.com/british-ivermectin-recommendation-development-panel-response-to-ema-statement-on-ivermectin-for-covid-19/ . La ivermectina ha sido prohibida en Australia para el tratamiento del Covid https://www.tga.gov.au/media-release/new-restrictions-prescribing-ivermectin-covid-19

La Indian Bar Association, una asociación de abogados indios, se ha querellado contra la directora adjunta de la OMS por desaconsejar el uso de la ivermectina en su país  https://theprint.in/india/bar-association-serves-legal-notice-to-who-chief-scientist-over-ivermectin-guidelines/676672/ , https://bird-group.org/horse-dewormer-or-nobel-prize-winning-medicine/, https://www.youtube.com/watch?v=PuK_Ywb1JQE&t=1s

https://www.realclearpolitics.com/articles/2021/03/10/censorship_kills_the_shunning_of_a_covid_therapeutic_145376.html

[26] La promoción del algodón transgénico en India http://archivo-es.greenpeace.org/espana/es/Blog/el-algodn-la-india-y-los-transgnicos/blog/28964/  y la leche maternizada en África https://solidaridad.net/cuando-la-leche-mata-boicot-a-nestle-por-sus-practicas-criminales-103/  son dos ejemplos bien conocidos.

[27] En España se ha hablado de los tratamientos hospitalarios (para las últimas fases de la enfermedad) como el Remdesivir o los corticoesteroides, pero son escasísimas las menciones a los tratamientos tempranos.

[28] En EEUU se pueden ver debates como este entre profesionales de la medicina  https://www.bitchute.com/embed/cvq5VXr2NRzJ/

Y abundan las controversias en medios de comunicación https://www.youtube.com/watch?v=gJn_BvwDywo, https://www.youtube.com/watch?v=tVxK1W7JUJs. https://www.youtube.com/watch?v=9ss0RGFhGZg, https://www.youtube.com/watch?v=plXSrEWAfGg

[29] https://www.bbc.co.uk/mediacentre/latestnews/2020/trusted-news-initiative

[30] https://www.acsh.org/news/2019/11/04/debunkers-debunked-who-fact-checks-fact-checkers-14378

[31] Twitter ha cerrado las cuentas de Tess Lawrie, el grupo BIRD https://bird-group.org/  y Juan Chamie (analista de datos y miembro de la FLCCC). Pierre Kory, Robert Malone https://twitter.com/RWMaloneMD/status/1446128930755285002,  Peter McCullough,  Mobeen Syed  y Sathoshi Omura han visto retirados varios contenidos suyos de YouTube y Facebook https://rumble.com/vige9d-bret-weinstein-with-dr.-pierre-kory.html . https://www.youtube.com/watch?v=LDMd42GOaXk

Youtube ha censurado también el discurso a favor de la ivermectina del  premio Nobel  Dr. Omura https://reclaimthenet.org/youtube-censors-dr-satoshi-omura-ivermectin/

[32]  https://www.univision.com/noticias/salud/los-peligros-de-la-desinformacion https://www.consilium.europa.eu/es/policies/coronavirus/fighting-disinformation/

[33] A todo ello hay que sumar los constantes cambios e incoherencias de los mensajes oficiales respecto a cosas como el uso de mascarillas, el peligro que corren los niños y jóvenes, la transmisión de las personas vacunadas, etc.

[34] https://www.boe.es/eli/es/o/2020/10/30/pcm1030

[35] https://www.reuters.com/world/uk/england-says-delta-infections-produce-similar-virus-levels-regardless-vaccine-2021-08-06/

[36] https://papers.ssrn.com/sol3/papers.cfm?abstract_id=3897733

[37] https://link.springer.com/content/pdf/10.1007/s10654-021-00808-7.pdf  

[38]  https://www.medrxiv.org/content/10.1101/2021.10.20.21265137v1.full.pdf

[39]https://assets.publishing.service.gov.uk/government/uploads/system/uploads/attachment_data/file/1027511/Vaccine-surveillance-report-week-42.pdf

[40] En lo que respecta a la capacidad de las vacunas para evitar los síntomas de la enfermedad el mismo informe del Reino Unido sí observa reducciones en los ratios de hospitalizaciones y muertes en las personas vacunadas, pero la correlación entre los ratios de vacunación y las muertes por Covid entre países no es en absoluto evidente (quizá debido al hecho de que muchos países de escasos recursos y bajos niveles de vacunación están utilizando tratamientos tempranos) y la protección disminuye con el tiempo https://www.ynetnews.com/health_science/article/bytq34n0u   https://www.normanfenton.com/post/comparing-age-adjusted-all-cause-mortality-rates-in-england-between-vaccinated-and-unvaccinated

https://www.timesofisrael.com/hmo-those-who-inoculated-early-twice-as-likely-to-catch-covid-as-later-adopters/ . Algunas voces están hablando de un escenario bastante negro si aparece el “Antibody-Dependent Enhancement of disease” o enfermedad provocada por anticuerpos (ADE) https://doctors4covidethics.org/letter-to-physicians-four-new-scientific-discoveries-crucial-to-the-safety-and-efficacy-of-covid-19-vaccines/ que haría que las personas vacunadas no solo no estuvieran protegidas contra los peores síntomas de la enfermedad sino que tuvieran, incluso, más riesgo. Se piensa que esto puede estar sucediendo las personas vacunadas hace tiempo, pero los datos todavía son escasos https://trialsitenews.com/project-salus-study-5-6m-vaccinated-medicare-beneficiaries-waning-mrna-vaccine-effectiveness-raises-questions/ .

[41] https://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(21)02183-8/fulltext  https://edition.cnn.com/2021/10/06/health/pfizer-vaccine-waning-immunity/index.html  https://trialsitenews.com/major-icmr-study-of-indian-healthcare-workers-reveals-covid-19-vaccine-antibodies-wane-within-2-months-for-covaxin-3-months-for-covishield-astrazeneca/

[42]  En UK se observa que son cuatro veces mayores a la suma de los observados en los últimos 11 años y en EEUU mayores que los observados durante 30 años. https://diario16.com/consentimiento-informado-para-recibir-la-vacuna-covid/

[43] El mecanismo de las vacunas que parece causar los daños más graves es la propia proteína espiga (spike) que es ha sido usada como antígeno en todas las vacunas fabricadas hasta la fecha y ha demostrado ser citotóxica https://www.australiannationalreview.com/health/doctor-on-covid-vax-we-screwed-up-we-didnt-realize-the-spike-protein-is-a-toxin-does-this-mean-everyone-vaxinated-is-manufacturing-their-own-spike-protein-toxins-in-their/?fbclid=IwAR3nGXqH2B_PHBoQ3CXO4sGqctot6iuGcwwE2YiNivMFJoYYiX2uDUJqAHg   https://www.ahajournals.org/doi/10.1161/CIRCRESAHA.121.318902 https://doctors4covidethics.org/wp-content/uploads/2021/08/Complement-activation-and-vaccines.pdf 

https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S221475002100161X  https://doctors4covidethics.org/leaky-blood-vessels-an-unknown-danger-of-covid-19-vaccination/.   Se cree que esta proteína es responsable de los daños vasculares y  se ha constatado que viaja por el torrente sanguíneo creando micro trombos y que el material utilizado como portador se acumula especial en los ovarios https://doctors4covidethics.org/the-pfizer-mrna-vaccine-pharmacokinetics-and-toxicity/ https://www.lifesitenews.com/news/pfizer-vp-vaccination-women-is-stupid-infertility/. De hecho, la cantidad de mujeres que sufren desarreglos menstruales tras la vacunación es elevadísima https://www.consalud.es/pacientes/especial-coronavirus/miles-mujeres-notifican-alteraciones-menstruales-recibir-vacuna-covid-19_100086_102.html https://trialsitenews.com/are-covid-19-vaccines-adversely-impacting-womens-menstrual-cycles/. También resultan muy graves las miocarditis y pericarditis detectadas en jóvenes y niños vacunados https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34614329/ https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S2352906721001603 https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0146280621002267  https://www.medscape.com/viewarticle/954038. En un estudio israelí se encuentran en 1 de cada 10.000 jóvenes entre 16 y 29 años https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34614329/, algo que resulta especialmente sangrante, porque las posibilidades de morir o de sufrir efectos adversos graves por Covid son muy bajas para jóvenes y niños.

[44] https://www.francesoir.fr/sites/francesoir/files/urgent_preliminary_report_of_yellow_card_data_9-6-2021.pdf

[45] https://thehighwire.com/videos/mrna-vaccine-inventor-calls-for-stop-of-covid-vax/

[46] https://rumble.com/vhp8e1-massive-world-renowned-doctor-blows-lid-off-of-covid-vaccine.html

[47] https://www.francesoir.fr/societe-sante/une-erreur-strategique-qui-impacte-lavenir-de-lhumanite-appel-du-pr-luc-montagnier

[48] https://www.youtube.com/watch?v=6mxqC9SiRh8

[49] El proyecto israelí  Testimonies está realizando una campaña para visualizar efectos adversos de las vacunas que son frecuentemente silenciados https://www.vaxtestimonies.org/en/

[50] https://insurgente.org/carta-solicitud-al-ministerio-de-sanidad-ante-la-vacunacion-a-los-ninos/

[51] https://www.thelancet.com/journals/lanchi/article/PIIS2352-4642(21)00066-3/fulltext  https://www.nature.com/articles/d41586-021-01897-w    Algunos países como Suecia han decidido no vacunar a los menores https://www-lararen se.translate.goog/nyheter/coronaviruset/fhm-darfor-blir-det-inget-barnvaccin?_x_tr_sl=auto&_x_tr_tl=es&_x_tr_hl=es&_x_tr_pto=nui   El Dr. McCullough ha llegado a calificar estas vacunas como los agentes biológicos experimentales más tóxicos de la historia de la medicina  https://rumble.com/vm4ti6-vacunas-covid19.-el-agente-biolgico-experimental-ms-toxico-de-la-historia-s.html   y el Consejo Asesor sobre Vacunas del Reino Unido se mostró en contra de esta medida, pero  el gobierno británico ha seguido adelante con ella https://www.reuters.com/world/uk/uk-advisers-decide-against-covid-vaccines-healthy-12-15-year-olds-2021-09-03/

[52] Se puede intuir que existen muchos casos sin notificar porque existen países que prácticamente no reportan casos mientras el 14% de los reportes vienen de Países Bajos (que sólo tiene el 3% de la población de la UE).

[53] https://www.adrreports.eu/es/search_subst.html#

[54] https://cienciaysaludnatural.com/la-inyeccion-contra-k0-b1t-ya-causo-41978-muertes-y-3201165-efectos-adversos-entre-europa-y-ee-uu-hasta-el-25-set-21/

[55] Esta web dice estar creada por familiares de personas afectadas por las vacunaciones y se dedica a recopilar y presentar de forma sencilla los resultados del sistema VAERS del sistema de salud norteamericano https://openvaers.com/index.php.

[56] El empresario Steve Kirsch ha calculado que el número de muertes que han causado en EEUU llega a las 150.000 y ofrece un millón de dólares a quien consiga demostrar que sus cifras no son correctas https://euskalnews.com/2021/09/el-investigador-que-afirma-que-en-usa-han-muerto-150-000-personas-por-la-vacuna-covid-ofrece-un-millon-de-dolares-a-cualquiera-que-demuestre-que-su-analisis-no-es-correcto/

El Dr. McCullough ha llegado a calificar estas vacunas como los agentes biológicos experimentales más tóxicos de la historia de la medicina https://rumble.com/vm4ti6-vacunas-covid19.-el-agente-biolgico-experimental-ms-toxico-de-la-historia-s.html , https://www.lifesitenews.com/news/ontario-er-doctor-resigns-over-mandatory-vaccines-and-falsehoods/

[57] Ante el gran volumen de efectos adversos reportados por las vacunas en el Institut Català de Farmacologia pedía que se reportasen sólo los siguientes efectos adversos: anafilaxis, arritmia, quiebra cardíaca, cardiomiopatia de estrés, enfermedad arterial coronaria, miocarditis, muerte repentina o muerto de cualquier causa, síndrome de Guillain-Barré, encefalomielitis diseminada aguda, narcolepsia, convulsión generalizada, meningoencefalitis, mielitis transversa, parálisis facial de Bello, vasculitis cutánea, eritema multiforme, microangiopatia, alteraciones de la coagulación (tromboembolias y hemorragias), trombocitopènia idiopática, artritis aséptica aguda, síndrome del aprieto respiratorio agudo, COVID-19 (enfermedad aumentada después de la inmunización), anosmia y agèusia y daño hepático o renal agudo. http://medicaments.gencat.cat/ca/detalls/Article/2021016

[58] https://www.hawaiipublicradio.org/asia-minute/2021-02-17/asia-minute-vaccines-become-mandatory-in-indonesia

[59]  https://www.hoy.es/internacional/union-europea/italia-obligara-mostrar-20210916121623-ntrc.html

[60] https://apnews.com/article/lifestyle-canada-health-ontario-coronavirus-pandemic-25f590df3bb6ba612988d50d7da668d8

[61] https://www.nsw.gov.au/covid-19/stay-safe/rules/not-fully-vaccinated

[62] Además, estas vacunas están siendo administradas en España ilegalmente, ya que no se está exigiendo consentimiento informado https://diario16.com/consentimiento-informado-para-recibir-la-vacuna-covid/ ni se está dando información adecuada sobre los efectos adversos de las mismas.

[63] https://www.vaticannews.va/es/papa/news/2021-08/papa-francisco-coronavirus-vacunarse-campana.html

[64]  https://thegrayzone.com/2021/10/19/health-wealth-digital-passports-surveillance-capitalism/

[65]  https://www.wired.co.uk/article/china-social-credit-system-explained

[66] En Australia la difusión de manifestaciones en contra de los confinamientos está penalizada https://twitter.com/Roberto62115672/status/1447564055451942915, https://trikooba.com/esto-no-es-corea-del-norte-los-australianos-se-rebelan-contra-la-brutal-represion-de-las-medidas-covid/

 https://dossier.substack.com/p/apartheid-state-australia-to-impose?r=6a3x3&utm_campaign=post&utm_medium=web&utm_source= https://www.semanarioargentino.miami/2021/08/21/represion/ El tiempo de confinamiento domiciliario supera ya los 8 meses en varios periodos, se están probando sistemas de reconocimiento facial  https://www.reuters.com/world/asia-pacific/australias-two-largest-states-trial-facial-recognition-software-police-pandemic-2021-09-16/ y se ha prohibido el uso de la ivermectina https://www.youtube.com/watch?v=dgCABsRgaH8

[67] https://odysee.com/@Fingerbob:c/BREAKING-EU-PARLEMENT-OPPOSES-VACCINE-MANDATE-AGENDA:4

[68] Por analogía con lo que hicieron los habitantes de la Isla de Pascua, que acostumbraban a construir grandes estatuas de piedra y, cuando empezaron a entrar en dinámicas de colapso, no sólo no dejaron de construirlos, sino que construyeron los más grandes.

[69] César Vidal, vinculado a movimientos evangélicos, https://www.cesarvidal.tv/el-gran-reseteo  , Lorenzo Ramírez (vinculado a periódicos como Liberad Digital, OK diario y 13TV  https://www.youtube.com/c/ELAULLIDO:/www.ORCA-FILMS.blogspot.com.es

[70] Josep Pamiés y Teresa Focades, por ejemplo, fueron críticos desde el inicio y están ligados a ideologías de izquierda anticapitalista.

[71] https://es.wikipedia.org/wiki/Globalismo

[72] Que se materializaría en los planes enunciados en la iniciativa El Gran Reset del World Economic Forum https://www.weforum.org/great-reset

[73] Antonio Turiel ha denunciado recientemente esa tendencia bautizándola de “negocionismo” https://ctxt.es/es/20211001/Firmas/37623/Juan-Bordera-Antonio-Turiel-cambio-climatico-negocio-energia-negacionismo-Next-Generation.htm

[74] https://www.oxfam.org/es/informes/una-economia-al-servicio-del-1

[75] Como también argumenta Ángeles Maestro en su articulo https://www.elsaltodiario.com/laplaza/politicas-de-exacerbacion-del-miedo-y-censura-en-la-gestion-del-covid

7 Respuestas a “Dinámicas incubadas en un año de pandemia que deberían preocupar al mundo ecologista

  1. Personalmente creo que gran parte de la estrategia para la disminución de la producción de CO2, independientemente de su necesidad, no es sino un intento de esconder el declive de la extracción de hidrocarburos. Como si hablar de cambio climático como recesión de costas, produjera menor pánico público que decir que hay que eliminar el 80% de los vehículos automóviles porque no habrá combustible para ellos.
    Esto produce un efecto distópico en investigación agrícola. No se produce alarma ante la falta de combustibles fósiles, pero si un efecto exagerado ante el cambio climático. En mi opinión la agricultura industrial debería ser abandonada, y si no, al menos deberíamos estar empezando a ver los primeros tractores eléctricos o de hidrógeno en manos de los agricultores. El dinero de investigación dedicado a cambio climático para agricultura industrial puede considerarse un Moai en si mismo (me ha gustado el concepto).
    Paradojicamente, cesar en el consumo de hidrocarburos por su ausencia, resolvería el problema del cambio climático, al menos en los términos planteados de efectos invernadero de origen antropogénico.

    En cuanto al covid, y con datos aún poco claros, Vladimir Putin, que es quizás el político mundial que menor parecido presenta con un pollo sin cabeza, ya ha dicho que la variante omicron puede ser la vacuna natural que acabe con la crisis sanitaria.

    Me gusta

    • Quizá tengas razón con lo del cambio climático, varios lo han apuntado.

      Pero lo de Putin no sé yo si es descabellado. Las autoridades sanitarias surafricanas han dicho en varias ocasiones que los casos de Omicron que están viendo tienen síntomas muy muy suaves. Eso es muy buena noticia, si las personas se contagian de una variante cuyos síntomas son los de un catarro y desarrollan inmunidad natural es probable que la desarrollen contra todas las cepas. Con lo cual Putin tendría razón y la nueva variante sería una «vacuna» natural. Es lo que muchos epidemiólogos dijeron que pasaría: los virus mutan a variantes más contagiosas y menos mortales y terminan como un simple catarro más.

      Me gusta

  2. Marga ayer escuché una entrevista que te hicieron (un chico de un grupo ecologista, no dijo su nombre en el video que yo vi). Se llamaba “Recuperar la cordura” y me gustó muchísimo. Me gustó escuchar vuestra visión del panorama actual y ver como relacionabais toda una serie de hechos, realidades y problemas que rondaban mi cabeza desde el inicio de la pandemia.
    Describir la situación actual tan compleja que estamos viviendo no es nada fácil y requiere, como tú bien dices, de mucho sentido común y cordura.
    Me emociono al escribirte porque siento que he vivido (y sigo viviendo) este momento como si fuera una patata cocida dentro de una olla exprés. Con mucho calor, mucho enfado, mucha contención y como a punto de estallar todo el rato. Estallar por la acumulación de emociones: miedo, desconfianza, estrés producido por la incertidumbre, frustración, sensación de incapacidad y la pérdida de cordura. Estallar por la tristeza que me produce sentirme separada de los demás, sentirme confrontada o ajena a las ideas de personas que quieres y valoras. Personas con las que, hasta hace bien poco, compartías visión de la vida y propósito.
    Dentro de todo este mejunje de emociones e inquietudes, escuchar tu visión me ha dado paz. Me ha hecho conectar con la cordura y con el orden de las cosas, y ver que si las acciones se ordenan, se priorizan y se tienen claras, es cuestión de ir caminando hacia allá, de ir haciendo.
    Tiendo a pensar que lo que me pasa a mí y lo que me inquieta le pasa también a muchas otras personas, por lo que te voy a preguntar una cosa en nombre de muchas personas que conozco que, quizás, cada una dentro de su proceso estén en un punto similar al mío.
    La pregunta sería esta: ¿Y qué podemos hacer ahora?
    En realidad con esta pregunta sólo no me bastaría. En realidad lo que me inquieta y me tiene bloqueada en estos momentos sería toda una serie de preguntas que escribo a continuación (y otras muchas más que están relacionadas): ¿cómo nos organizamos? ¿qué acciones están siendo efectivas en colectivos activos? ¿de cuánto tiempo disponemos? ¿es urgente? ¿cómo de urgente? ¿cómo podemos poner nuestras energías en El Cambio si estamos metidos en la rueda del día a día y casi sin tiempo para las necesidades básicas? ¿cómo empezamos? ¿cuáles son las prioridades? ¿por dónde empezamos (grandes ciudades, pueblos, mundo rural)?
    Me interesa mucho reflexionar el cómo vamos a organizarnos cuando haya menos, siendo una sociedad con personas que piensan de manera tan diferente y opuesta. Por no hablar de los egos y de la poca flexibilidad de razonamiento y empatía en muchos casos (motivos por los que han desaparecido muchos colectivos que trabajaban por el bien común aquí en Alicante).
    Saber que hay tantas cosas que hacer y quizás un tiempo límite no muy lejano no me deja dormir. Me bloquea. Y en ese bloqueo no hago nada. Y me quedo mirando cómo llega el cometa… (referencia a la película No mires arriba, 2021).
    Perdona la extensión del comentario, pero necesitaba expresar todo esto. Muchas gracias por tu aportación a la sociedad, con tu tiempo y tu sabiduría.

    Me gusta

    • Hola Mireia. Qué difíciles las preguntas que me haces, no creo que tenga respuesta para ellas.

      ¿Qué podemos hacer ahora? No sé, la verdad, no creo que nadie sepa cuál es el camino, ni siquiera creo que el camino sea el mismo para todo el mundo y ni yo ni nadie pueda convertirse en un líder que encauce la energía colectiva hacia determinadas acciones o movimientos sociales masivos.

      ¿Qué hacer?….quizá lo primero salir del bloqueo, ya se deba al miedo, a la incertidumbre, al exceso de dudas y cavilaciones…
      El tiempo nos está enseñando que las cosas no suceden de la noche a la mañana, que el mundo no se acaba, que acertamos en lo básico de nuestras predicciones, pero las cosas van lentamente, ofreciendo nuevas oportunidades y caminos a cada paso.

      La vida se abre paso incluso en medio de la guerra. Las plantas siguen creciendo en medio del asfalto.

      Cuidate. Encuentra el camino que tú quieres seguir, no sólo en tu vida personal, sino en relación a todo esto que está afuera, en lo colectivo. Y siguelo hasta donde puedas.
      Haz lo que tengas que hacer.

      A veces creo que la única forma de enfrentarse con estos tiempos tan extraños es recurrir a lo trascendente, a eso que llaman espiritualidad. A la actitud de servicio, de no hacer las cosas por nosotros sino porque «hemos debido de venir a este mundo para hacer algo», a reconocer que no sabemos pero nos ponemos en manos de la vida, a saber que no vamos a cambiar las cosas sino a aportar nuestro grano de arena sin esperar recompensa por ello, ni siquiera victoria….lo consigamos o no.

      Haz algo, lo que sea, lo que te nazca. No te quedes bloqueada pensando que no va a servir o que hay que hacer otra cosa o que hay que prepararse par aun futuro que va a ser no sé cómo o que necesitas una comunidad o un movimiento. Haz lo que te diga tu inteligencia interior, la que organiza tu cuerpo sin que sepas cómo, la que todavía tiene esa conexión con la tierra y con «el cielo».

      Ultimamente estoy cada día más convencida de que este sistema ataca ferozmente la espiritualidad porque es ahí donde reside la capacidad real del ser humano para cambiar las cosas. Y con espiritualidad no me refiero a las religiones, que siempre han sido formas de manipular esa fuerza interior. El bloqueo se acaba cuando acaba el miedo, el miedo acaba cuando nos desapegamos de la necesidad de ganar, de la necesidad de conservar la propia vida…cuando pensamos que hay algo más que da sentido a nuestra vida y…. confiamos.

      No sé, puede parecer muy esotérico, pero creo que no ha cambiado nada desde el inicio de los tiempos. Te recomiendo un libro que es una fantástica recopilación de sabidurias espirituales bajo un prisma racional procedente de la filosofía clásica muy riguroso: Mónica Cavalle, la filosofia como terapia.
      Un abrazo y gracias por tu sinceridad

      https://www.casadellibro.com/libro-la-sabiduria-recobrada-filosofia-como-terapia/9788499880273/1947484

      Me gusta

  3. Pingback: Carta abierta a Pablo Iglesias y a tantos otros amigos y amigas de izquierda | Habas contadas·

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.