Otra pandemia es posible

Siempre dicen lo mismo: no hay alternativas. No hay más estrategias para luchar contra el Covid-19 que las que postula la OM$: vacuna, distanciamiento y PCR. También decían que fuera de la Iglesia Católica Romana y Apostólica no existía salvación: infierno para toda la eternidad…

Es muy dificil oponerse a algo cuando una piensa que no hay alternativas. Es muy difícil no tomar la solución que nos ofrecen, sea buena o mala, cuando nos han convencido, previamente, de que es la única posible. Por eso, durante siglos, la Iglesia Católica mantuvo tanto poder. Aunque el pueblo supiera que curas y obispos eran enormemente corruptos, la Iglesia tenía la llave de la confesión: el único camino posible para evitar el horror del infierno.

En el siglo XVI nadie era capaz de demostrar que había caminos para ir al cielo que no pasaran por el confesionario, pero, en el siglo XXI, sí tenemos formas de probar científicamente que el camino que nos ofrece la OMS como salvación de los horrores del Covid no es la única solución posible.

La ciencia está hablando mucho estos meses. Habló el Dr. McCullough (cardiólogo, epidemiólogo y reputado doctor norteamericano) en el Senado de Texas. Dijo que las epidemias deben combatirse con cuatro herramientas: prevención, tratamiento temprano, tratamiento hospitalario y vacuna; y que, de forma aberrante, la OMS y las autoridades sanitarias nos están negado la segunda: el tratamiento temprano. Y es ese tratamiento que se realiza en el domicilio, antes de que haya empezado la terrible tormenta de citoquinas, lo que evita las peores secuelas del Covid-19.

Habló el Dr. Kory  (en el Senado norteamericano ), el Dr. Carvallo, el Dr. Marik y la Dra. Lawrie de que se había encontrado un medicamento seguro, eficaz y barato que era ideal para el tratamiento temprano: la ivermectina. Después habló el Dr. Malone, co-inventor de la tecnología de las vacunas del ARMm, diciendo que éstas estaban teniendo demasiados efectos adversos y que no siempre compensaba asumir el riesgo de la vacuna teniendo tratamientos tan eficaces como la ivermectina , sobre todo en jóvenes y niños. Otros muchos médicos y científicos siguieron hablando en artículos y ensayos clínicos, no sólo de la ivermectina, sino también de otros medicamentos eficaces para el tratamiento temprano, otros caminos posibles, anchos y seguros, mejores que el de la OMS.

Pero pocos pueden oír, siquiera, a esta ciencia disidente. Igual que la Iglesia se cuidó bien de quemar en la hoguera a protestantes, judeizantes y herejes para que los fieles no imaginasen más caminos que los que ella marcaba, los medios de comunicación y las redes sociales se están encargando de censurar todo lo que desacredita lo que la Santa Madre Vendociencia Corporativa nos vende.

No sé cuántos años tardaremos en liberarnos de esta nueva inquisición, pero, cuando lo hagamos, estoy convencida de que nos daremos cuenta de que otra pandemia podía haber sido posible.  En junio de 2020, más o menos, la epidemia podía haber estado controlada si se hubieran usado kits de tratamiento temprano basados en ivermectina (como han hecho, por ejemplo, India  y México) y, aunque el virus habría seguido circulando, ya no sería un gran problema de salud pública. Habriamos vivido un invierno sin toques de queda, miedo, negocios arruinados, mascarilas y depresiones. Se habrían desarrollado vacunas con menos prisas, mejor testadas, más seguras y eficaces…mucho menos rentables.

Aunque esa pandemia razonable y sensata no ha sido realidad y ya no podemos volver al pasado, todavía podemos evitar tirarnos por el trampolín del desastre total al que nos lleva el estrecho camino de la ortodoxia actual. Las últimas noticias de los países más vacunados como Israel muestran que la eficacia de la vacuna está cayendo con las nuevas variantes, mientras los datos de los efectos adversos crecen. Las curvas de contagios vuelven a subir y se habla de dos o tres nuevas vacunaciones por año, con eficacia y seguridad tan incierta como las anteriores, con tortuosos procesos de vacunación como los anteriores, con precarios, sobrecargados y agotados sistemas de salud durante meses, meses y más meses en un infernal estado de alarma constante.

¿Hay alternativas a este viacrucis? Las hay. Aunque parezca demasiado bueno para ser verdad, hay caminos seguros, anchos y claros, lo sabemos por los numerosos ensayos clínicos y porque algunos países los han transitado con excelentes resultados.

Por eso el grupo BIRD, formado por profesionales de la medicina que trabajan altruistamente por el fomento de la ivermectina para el Covid-19, ha decretado que el 24 de julio de 2021 da comienzo, oficialmente, el final de la pandemia y por eso van a celebrar el Día Mundial de la Ivermectina. Con este sorprendente alegato de positividad y optimismo quieren llamar la atención sobre esa esperanzadora alternativa, que, aunque a la mayor parte de las personas les parezca una utopía naif, está basada en sólida evidencia científica y en la expericencia de miles de médicos y pacientes de todo el mundo cuyos testimonios están siendo recogidos en esta web.

Otra pandemia es posible. Sólo hace falta que escuchemos a esa ciencia disidente que habla de ella, que revisemos sus datos, que exploremos sus caminos, que exijamos a nuestras autoridades sanitarias que velen por nuestra salud con todas las herramientas que nos está mostrando la investigación científica y que no se queden en los estrechos dogmas que la industria y una parte de la ciencia muy condicionada por intereses económicos nos está queriendo imponer.

Una respuesta a “Otra pandemia es posible

  1. Muy acertado. Estan buscando que haya una cohesion social alrededor del monopolio sanitario igual que antaño la hubo con el monopolio religioso salvador del infierno.
    Meter miedo y medidas arbitrarias , de mejorar atención temprana, aumentar medios medicos y condiciones dignas a trabajadores de la salud nunca hablan.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .