La Desconquista española empieza en San Pelayo

Soñar es gratis. Por eso me estoy dejando conquistar por una idea muy divertida que se me acaba de pasar por la imaginación. La imagen sería la siguiente. Comienza la campaña electoral para las municipales y europeas de 2019 y los partidos políticos preparan su inicio en las ciudades más relevantes: Madrid, Barcelona, Sevilla, Madrid y Madrid de nuevo… Pero Alberto Garzón decide dar su primer mitin alejado de las grandes ciudades en un mínimo pueblo de apenas 50 habitantes: San Pelayo en la provincia de Valladolid, que ese día se convierte en el centro de la política nacional y la imagen de portada de todos los periódicos.

La escena tiene provocadores contrastes por todos los lados. Empezando por los nombres: el líder de Izquierda Unida en Valladolid, cuyo conocido apodo facha no voy a repetir; en un pueblo de la Castilla rural, territorio tradicionalmente asignado a la derecha o la ultraderecha; y que se llama San Pelayo, nombre asociado al mito de la Reconquista que tanto juego ha dado al nacionalismo español ultraconservador. Todo apunta a esos mitos del glorioso pasado conquistador, imperial, castellano, aristocrático… pero resulta que todo es al revés.

San Pelayo no es un conquistador sino un pobre pueblo arrasado por siglos de abandono y relegación que lucha con uñas y dientes para no echar el cierre. Un pueblo que no tiene el consabido alcalde del PP, sino a una joven alcaldesa de IU que lleva una legislatura luchando contra la despoblación en todos los foros existentes, desde los rincones más perdidos de la España Vacía hasta Bruselas. Y una imaginada visita del mediático líder nacional que intentaría sacar del olvido al pequeño pueblo, algo muy diferente de las ideas de conquista imperial al uso: cuidar lo pequeño en lugar de admirar lo grande, mirar hacia adentro en lugar de expandirse hacia afuera.

En estos meses hemos asistido atónicos a la resurrección del viejo y apolillado mito de la Reconquista, que –como de costumbre– tiene a lo castellano como bandera. Y quizá algunos de mis paisanos y paisanas hasta se alegren de que alguien se acuerde de su nombre, aunque sea para eso; pero creo que somos muchos más los que estamos absolutamente hartos de que se utilice nuestra identidad para justificar patrias inmortales, enarbolar banderas imperiales, alimentar trifulcas contra otras regiones y ganar votos para la derecha más impresentable. Los habitantes de esta vacía meseta estamos inmensamente cansados: cansados y cansadas de que todo sea tan difícil en esta tierra, de que a los problemas comunes al resto de las regiones se sume la invisibilidad de la España Vacía, y, sobre todo, cansados de los tópicos que manipulan nuestra identidad.

Por eso sería completamente genial que Izquierda Unida diera un golpe simbólico como el que propongo y empezara su campaña desde algún olvidado pueblo castellano para escenificar el movimiento completamente opuesto a la Reconquista que usa la ultraderecha: lo que llamo la Desconquista. La idea de la conquista es tremendamente útil para convencer a los de abajo de que merece la pena sacrificarse en aras de un Imperio que sólo enriquece a los de arriba. No es extraño que otra vez vuelva la famosa idea en manos de quien vuelve.

Por eso es el momento de hablar del símbolo contrario y decir que ya vale de conquistas, imperios y marcaespañas: lo que tenemos que hacer es cuidar la base social que nos alimenta y dejar de sacrificarla en aras de banderas diversas. Y, aunque no se le haya llamado el  nombre de Desconquista, esa idea ya está enunciada desde hace tiempo y es la base del programa de IU y  Podemos: denunciar que no se puede seguir basando la política de este país en enriquecer a una minoría a costa de la precariedad y la pobreza de los demás.

La política no sólo está hecha de programas sino también de símbolos que, si son honestos, deberían ser un resumen de estos programas. Podemos ha tenido el acierto de reivindicar la identidad española e identificarla con el ciudadano real, denunciando la enorme manipulación de la bandera como “trapo esconde corrupciones” de la derecha. Pero hay un elemento que la izquierda española ha olvidado y es el mundo campesino, sobre todo, el del vacío centro peninsular. Yo creo que es un gran error.

Aunque el mundo rural central tiene muy pocos votantes, es todavía la llave de nuestra identidad colectiva y encierra un enorme potencial simbólico. Es, además, un mundo que se está cansando de esa derecha que sólo se preocupa de él a la hora de utilizarlo como estandarte y está empezando a apreciar el apoyo de la izquierda en sus luchas contra las macrogranjas, la minería o el fracking. Esta España rural central sólo necesita un poco de atención por parte de la izquierda nacional para empezar a cambiar y dejar de ser ese asiento de todos los tópicos y todos los símbolos que apoyan lo más retrógrado del españolismo. Esperemos que los líderes de los partidos nacionales empiecen a apreciar las posibilidades de todos estos símbolos y vengan a visitarnos estos días. Los recibiremos con los brazos abiertos.

 

 

Anuncios

Una respuesta a “La Desconquista española empieza en San Pelayo

  1. Admirada Sra. Margarita Mediavilla

    Hace tiempo que sigo a través de “habas contadas” y del Grupo de Energía, Economía y Dinámica de Sistemas sus opiniones y sus trabajos de divulgación. Permitame decirle que soy “uno de sus fans”.

    Me gustaria comunicarle que soy un independentista catalán, creo que des de mi nacimiento hace más de 63 años. Sí la gente fuese como usted no tendría necesidad de ello. Dentro de la diversidad existirian lazos de solidaridad y de unión.
    Gracias, Vicenç

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s