Estrangulando el futuro: ni bicis, ni paneles, ni protesta ni ecología

Yo no sé ya si últimamente nuestros gobernantes actúan por intereses egoístas o por pura estupidez, pero, desde que la crisis energética se empezó a hacer evidente y un poco más tarde llegó la crisis económica, están dedicando sus mejores esfuerzos a  estrangular todas las iniciativas que responden con un mínimo de sensatez a esta crisis energética. Quizá simplemente no saben que no sólo tenemos problemas económicos sino  también  serios problemas con la energía, ni tampoco se dan cuenta de que por debajo vivimos  una enorme crisis de sostenibilidad, que quizá sea la raíz muchas cosas que están pasando.

La semana pasada el ayuntamiento de Valladolid se dedicó a estrangular una de estas iniciativas y  aprobó una regulación que hace todavía más difícil el uso de la bicicleta en la ciudad. A partir de ahora los ciclistas no podremos ir  ni por los carriles bus, ni por zonas peatonales ni por las aceras bajo ninguna circunstancia, ni siquiera acompañando a menores o portando bebés. Como contrapartida no se ofrece ninguna medida que pueda ayudar a las numerosas personas que se están pasando a la bicicleta forzadas por los escasos ingresos familiares y los altos precios de la gasolina. De esta forma nuestro alcalde no sólo no propone medidas para paliar la crisis energética y el empobrecimiento de las familias: además estorba y dificulta las soluciones individuales que  los propios ciudadanos emprenden.

Tampoco parece que las políticas municipales tengan mucha lógica cuando siguen gastando el dinero público en aquel sector que crean menos puestos de trabajo por euro invertido, que es, precisamente, aquel que consume también más energía por euro invertido: la construcción. Así dilapidan el dinero público en obras de más que dudosa utilidad como el ascensor de la catedral o  proyectan una insensata  pasarela entre Contiendas y Villa del Prado. Y, como puntilla, incluso prohíben y dificultan  iniciativas particulares en torno a las actividades económicas que crean más puestos de trabajo con menos consumo de recursos y energía, que son la música, el teatro y la cultura.

Algo similar está haciendo el gobierno de Rajoy arrasando con las energías renovables, dejando morir el medio de transporte más eficaz con diferencia en el uso de la energía que es el ferrocarril de media velocidad, rescatando autopistas ruinosas y continuando la construcción de otras (aunque los españoles ya no tengamos dinero para llenar el depósito y el consumo de petróleo haya caído un 23%), desprotegiendo los parques nacionales, poniendo un IVA desmesurado a la cultura y, para colmo de males, penalizando la protesta social, que podría poner un poco de sensatez en el desastre de la política nacional.

Hace unos años, cuando el tema del pico del petróleo empezaba a aparecer en las revistas científicas y a ser corroborado por los  por los datos de la Agencia Internacional de la Energía, algunos pensamos que el poder político iba a reaccionar  como  hizo en los años 70. Pensamos que, a partir de 2006, cuando  el petróleo barato alcanzó su techo y se recurrió a la enormemente contaminante fractura hidráulica,  los gobiernos verían claramente que eso no era más que un intento desesperado de arañar las últimas gotas y se darían cuenta de que tenemos un problema muy serio de agotamiento.

He de reconocer que yo en su día fui bastante ingenua y pensé que  reaccionaríamos de modo similar a como hicieron algunos países en la crisis de los 70: fomentando el transporte público y las bicicletas, financiando programas de ahorro y eficiencia energética en las viviendas,  intentando ajustar la economía hacia aquellos sectores que crean más bienestar y puestos de trabajo con menos energía y recursos naturales, etc. Pero ya se ha visto que tenían más razón algunos compañeros míos que pronosticaban que destrozaríamos acuíferos,  mares y países vecinos con tal de extraer hasta la última gota de oro negro  y sufriríamos una terrible crisis económica sin ser capaces de reaccionar ni darnos cuenta de lo que nos estaba pasando.

Últimamente tengo la impresión de que, realmente, nuestros gobernantes  no están obrando de mala fe, es, sencillamente, estupidez. En el fondo están haciendo lo único que saben hacer: aferrarse al pasado, continuar con el único modelo que conocen y no dejar que nada cambie. O quizás no, quizás los estúpidos seamos nosotros, los “catastrofistas” y  los “fundamentalistas ecologistas”. Quizá tengan razón nuestros gobernantes y no hay problemas de escasez que comprometan el crecimiento, ni la contaminación es importante, ni existen el pico del petróleo y el cambio climático  y lo mejor que podemos hacer es lo que hacen ellos: ahogar todo intento de cambio y seguir con los patrones del pasado, sin mover nada ni dejar moverse a nadie, porque el sistema es perfecto.

Quizá los ecologistas exageramos y, pese a todos nuestros libros, artículos, informes y datos, esto de la ecología son bobadas, pero…¿y si no nos equivocamos? Si se dedican a pisotear todas las iniciativas que buscan un sistema mejor y resulta que al final era verdad que el sistema era insostenible y, como todo lo insostenible, se termina cayendo ¿qué nos va a salvar entonces?

(También publicada en Último Cero)

Anuncios

Una respuesta a “Estrangulando el futuro: ni bicis, ni paneles, ni protesta ni ecología

  1. Hola, Marga. Estoy muy de acuerdo en general, y nuestra élite política no va a hacer nada porque para ellos sólo existe la próxima cita electoral, y “después de mí, el Diluvio” como le atribuyen a Luis XV (y llegó el diluvio, llegó). Dado que soy biológicamente pesimista estoy convencido de que decreceremos por las malas, cuando en efecto envenenemos todo lo envenenable, y no actuaremos de modo racional. ¡Salud! y enhorabuena por el blog.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s